De La Mancha al Mundo

En el alto Ampurdán

 

Ya pedaleando sólo con mi Penélope me adentro en el Alto Ampurdán desde Palamós mi anterior escala. Recorro la costa de Gerona, más tranquila que la de Tarragona y Barcelona. Muy bonita la Costa Brava aunque muy turística y masificada.

Como una excelente paella en una playita de l’Escala, cocinada en mi fueguito con arroz y aceite del pueblo, un gambón y unos mejillones y con agua de la mar. Estoy junto a las ruinas griegas y romanas de Ampurias, camino de Roses y el cabo de Creus, el punto más oriental de la península ibérica.

Muy feliz y contento por como responde mi rodilla. Se despejan mis dudas, esto ya es imparable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *