De La Mancha al Mundo

Pedazos de La Mancha y la Serranía de Cuenca

Han pasado los primeros siete días, de seiscientos (aproximados). Primera semana en este nuevo modo de vida. Han sido unos días interesantes, por muchas razones. Porque estas en continuo movimiento y duermes cada noche en un nuevo lugar. Porque todo es una incertidumbre, es decir, no sabes qué puede pasar y a quén vas a encontrar, además de ir conociendo nuevos pueblos donde nunca has estado antes.

También  por lo bonito de un territorio cambiante en esta travesía. Interesante porque ha supuesto un redescubrimiento consciente de la región. Pedalear por algunos cientos de kilómetros para ver con detalle cómo incluso Castilla-La Mancha no es un ente homogéneo. Cómo el paisaje va gradualmente, como cambia un árbol con las estaciones, transformándose y cambiando de texturas, colores, vegetación…Cómo pasas de la llanura manchega, con sus infinitos horizontes y sus ámplios cielos, con sus viñas ya brotadas y sus campos de cereal cosechados, gradualmente hacia un paisaje ondulado que desemboca en la serranía conquense.

Viajar por el mundo, para mí es algo que sucede al hecho de conocer y haber viajado primero por mi país. Medio millón de kilómetros cuadrados y 46 millones de mundos viviendo en este pedazo del planeta. La Península Ibérica es el territorio con más elevación media de Europa, después de Suiza, por lo que es algo muy diverso en cuanto a su orografía y su paisaje. Sus gentes son curiosas, y su modo de vida es algo cotizado en un mundo apresurado y tal vez estresado.

Decía hace unos días que viajar por los pueblitos escondidos entre las montañas de la serranía de Cuenca ha sido hacer un viaje en el tiempo. Ya hace unos meses, con mi primo (el 2º de la Loli) y unos buenos amigos recorrimos en bicicleta el sur de la provincia de Albacete: sierra del Segura en la zona de Riopar, Ayna y otros pueblos mágicos que son de película (de J.L. Cuerda).

Muchas e intensas vivencias estos primeros días. Ahora mismo escribo con un pinchazo en la rodilla. De nuevo, nuevas incertidumbres. Espero y deseo que pueda continuar pronto pedaleando el mundo, ahora un mundo mediterráneo.

La Mancha en Julio: La Mancha en estado puro

La Mancha en Julio: La Mancha en estado puro

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *