De La Mancha al Mundo

Warm showers, couchsurfing y Poetopia: otro mundo es posible

Mi viaje por el mundo si en algo está siendo rico es en encuentros y claro también en despedidas, más bien en “hasta luegos”. Esos “hasta luegos” que son momentos extraños, a veces emotivos y algo tristes, pero el viaje es también así.

Existen redes cada vez más potentes por todo el mundo de personas solidarias que comparten y facilitan alojamiento a viajeros, aventureros o simplemente personas que se acercan a sus ciudades. Puede ser un sofá, un colchón o un sitio donde acampar, todo a cambio de compartir experiencias, conocernos y disfrutar de la satisfacción de sentirnos parte del mismo mundo.

CouchSurfing

couchsurfingComencé mi viaje compartiendo alojamiento a través de couchsurfing o el surf del sofá , una plataforma que facilita el intercambio y cuyo lema es “Stay with Locals and Meet Travelers. Share Authentic Travel Experiences.” o “Alojate con “lugareños” y conoce viajeros. Comparte auténticas experiencias de viaje”. Los couchsurfers abren sus hogares y comparten sus vidas con viajeros como yo.

Couchsurfing inició en California su actividad sin ánimo de lucro hace más de 12 años pero ya fue transformada en empresa con ánimo de lucro en el año 2011. En el año 2012 la plataforma tenía 3,6 millones de miembros, en marzo del 2013, 6 millones en 100.000 ciudades de todo el mundo. Pero en el 2012 cuando entran inversores comerciales se generó descontento entre los usuarios. Sigue siendo una gran plataforma aunque ya han surgido otras alternativas en la misma dirección.

Sweet Home Geneve

Sweet Home Geneve

Lo cierto es que es muy sencilla de usar y la experiencia está siendo magnífica. No se trata sólo de dormir gratis, sino de conocer gente de otras culturas y que comparten contigo su ciudad y su país.

WarmShowers

 

paisaje ventana 28Pero también he tenido la oportunidad de disfrutar de Warm Showers o Duchas Calientes un lugar de intercambio mundial de hospedaje para cicloturistas. Ahora mismo tiene 93.808 miembros activos y de ellos 43.461 ofrecen alojamiento. Es una comunidad más pequeña y familiar que couchsurfing que me está permitiendo conocer gente muy abierta y francamente especial.

En Friburgo estuve alojado con una pareja, él músico y ella antropóloga, con unos niños pequeñitos encantadores y en Burgdorf, al lado de Berna, me he alojado con un músico. Todos ellos muy especiales.

IMG-20160802-WA0007

Ir viajando y poder conocer estas personas me hacen ver que hay un mundo ahí fuera de personas empáticas, tolerantes que te abren las puertas de sus casas;  un universo pacífico y de libertad que existe y que ahora mismo palpita en cada país.

Sólo por estas experiencias merece la pena visitar Suiza, la de los países fiscales, los refugios de corruptos pero también un paraíso de la naturaleza y con personas tan solidarias como las que he podido conocer.

Poetopia: Un mundo de poesía
Poetopia barcocon-letras_2-e1456953463898-1280x655Y hoy no puedo terminar sin compartir con vosotros la alegría de contar con un nuevo amigo del proyecto: POETOPIA, un grupo multidisciplinar de profesionales que dirigido por el poeta y antropólogo Ángel Arenas realizan “acciones poéticas para cambiar el mundo”.
Como exponen en su web todos ellos comparten la aspiración de hacer de este mundo un lugar más sensible, más poético: un lugar mejor. Y para lograrlo desarrollan proyectos, eventos, campañas de comunicación con sus propias metodologías pero siempre con la poesía como eje vertebrador.
Cuentan con 9 años de experiencia internacional en más de 40 países y con la colaboración de instituciones como la Unesco. Algunos de sus proyectos me parecen preciosos: Banco de la sabiduría centrado en que cada persona mayor es una biblioteca llena de poesía, Poema Gigante donde se escribe colectivamente poemas de más de 100 metros en plazas y calles del mundo, etc.
Volveremos a ellos, merece la pena conocerlos.
Otro mundo es posible amigos, el de las personas libres y tolerantes, donde la poesía pueda cambiar el mundo.
Federico Mayor Zaragoza en la Alhambra

Federico Mayor Zaragoza en la Alhambra

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *